Fernando Gutiérrez Huanchaco

Trujillo, Perú


Fernando Gutiérrez Cassinelli (Trujillo, Perú, 1978) estudió Bellas Artes en la Pontificia Universidad Católica del Perú, recibiendo anualmente el Premio Adolfo Winternitz.

Vive y trabaja en Lima, el artista se dedica a la revisión de las dinámicas culturales de la ciudad. Su trabajo abarca una amplia gama de medios, incluyendo la pintura, la escultura, el vídeo y la fotografía. De 2006 a 2007 fue becado por la Fundación Pollock-Krasner. Gutiérrez participó en importantes exposiciones nacionales e internacionales, entre estas, en Menos Tiempo que Lugar (2010-2011), curada por Alfons Hug y que se exhibe en todos los principales lugares de América Latina; Entre Siempre y Jamás (2010), The American Pabellón de América, la Bienal de Venecia; Carta de Jamaica (2011), la Galería de Artes Visuales hacer Oi Futuro (2011), Bello Horizonte y Museu da Maré, en Río de Janeiro; El Suss Colección Frank (2010), Saatchi Gallery, Londres; Estado de las Ficciones (2010), Centro Cultural de España, Lima; Lima me mata (2009), Centro Cultural Británico de Lima y Post-Ilusiones Nuevas Visiones. Arte critico en Lima (1980-2006) (2006), Museo de la Nación, de Lima. Entre sus exposiciones individuales son Superchaco (2006) y el Numero 2 (2009), ambas en la Galería Lucía de la Puente, Lima y De nuevo a la vida. Homenaje / Instalacion de Huanchaco una Leónidas Zegarra (2011), Centro Cultural Inca Garcilaso, Ministerio de Relaciones Exteriores. Su obra se presenta anualmente en las ferias internacionales de arte, tales como ARCO Madrid, Lima fotos, Pinta, Nueva York y ArtBo, Bogotá.

La Chucha perdida de los Incas:

La selva siempre se ha presentado como algo lejano a la lógica de las urbes. Desde la llegada del hombre occidental en la figura del conquistador español la selva apareció como una muralla verde que escondía ciudades de fabulosas riquezas. La figura histórica del conquistador Lópe De Aguirre, que ha sido retratada en la ficción cinematográfica de “Aguirre, La ira de Dios”, película de Werner Herzog, y protagonizada memorablemente por klaus Kinsky, es un claro precedente. Lope de Aguirre le declararía la guerra al rey de España y se proclamara príncipe de esta nueva tierra, en su viaje en búsqueda de “El Dorado”.

En el año de 1991 después de haber cumplido una condena de 4 años y 8 meses por el asesinato de Ángel Diaz Balbin, durante un peritaje psicológico en pleno interrogatorio policial, Mario Poggi abandono la ciudad de lima motivado por hallar un nuevo lugar en el mundo para el. Se dirigió hacia la parte mas profunda de la selva en la región de Ucayali, su razón mas ostensible de este desplazamiento lejos de la civilización era estudiar científicamente a individuos de distintos grupos étnicos amazónicos, principalmente a aquellas comunidades que nunca han tenido relación con la civilización occidental.

Mario Poggi entre las décadas del 60 y 70 estudio varias carreras en Europa como artes plásticas en Bélgica , psicología y criminalista en Alemania, arquitectura en Italia y finalmente diplomacia en Francia, siendo tal vez las teorías científicas de primera mitad del siglo XX aprendidas en su paso por Alemania en su carrera de criminalista, las que probablemente articulo como metodología para el estudio de los grupos humanos de la amazonía.

Por su gran formación intelectual mas la severa locura diagnosticada, Mario produciría una de las teorías mas extrañas y extravagantes acerca de los grupos étnicos amazónicos a los que estudio, basados en unas series de pruebas y mediciones, que el mismo elaboro para su estudio, es en esos años que el descubriría “la chucha perdida de los incas” resto arqueológico-natural, perdido en medio de la selva que estaría ligado al origen y la fecundidad incaica. Lo que resulta realmente interesante de este descubrimiento es que Mario termina replicando las mismas técnicas que usaron los primeros exploradores europeos de finales del siglo XIX y inicios del XX , que nombran los monumentos desde su propia perspectiva sin tomar en cuenta el entorno, generando definiciones y posibles funciones que inclusive hasta el día de hoy se sigue usando, debido que es mas difícil desnombrar que nombrar.

“La Chucha Perdida de los Incas” cuyo nombre hace referencia a una vagina perdida, en la selva y que según descripciones del propio Mario señala que se encuentra dentro de unas cavernas subterráneas que podría ser una de las conexiones entre la selva y Cuzco, la gran capital del imperio Inca .