Gracia Barrios

Santiago, Chile 1927


Hija del escritor Eduardo Barrios, desde muy joven manifestó su talento artístico y fue apoyada por su padre, quién inicialmente la inscribió en clases con Carlos Isamitt. Mientras finalizaba sus estudios secundarios asistió a cursos vespertinos en la Escuela de Bellas Artes. Prosiguió su formación como alumna regular de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile entre los años 1944 y 1949.

Alumna aventajada del maestro Pablo Burchard, destacó como dibujante en los inicios de su carrera. Formó parte del Grupo de Artistas Plásticos de la Universidad de Chile, alumnos que tenían en común el interés por ampliar sus conocimientos en el ámbito del arte mundial y definir nuevos horizontes para la plástica nacional, más allá de la formación que entregaba la institución.

En 1946 Formó parte del Grupo de Estudiantes Plásticos de la Universidad de Chile(GEP), alumnos descontentos con la formación que recibían en la institución, teniendo en común el interés por ampliar sus conocimientos en el ámbito del arte mundial y definir nuevos horizontes para la plástica nacional, más allá de la formación que entregaba la Universidad.
Ha compartido su actividad artística con la carrera docente, que inició en 1953 en la Escuela de Bellas Artes como ayudante del taller de dibujo de Carlos Pedraza, luego asumió diversos cargos hasta 1973.

En los años 60 forma parte del grupo SIGNO, integrado por Alberto Pérez, José Balmes y Eduardo Martínez Bonati. SIGNO trabaja bajo la idea de realizar un arte informalista con carácter instintivo, que se centra en lograr un nuevo lenguaje plástico dando importancia a la materia pictórica en sí misma, desdeñando la representatividad y ampliando el concepto de cuadro.
Entre los años 1986 y 1993 fue nombrada profesora visitante de la Escuela de Arte de la Universidad Católica de Chile. Desde 1994 ejerce como profesora de dibujo en la Facultad de Artes de la Universidad Finis Terrae, en Santiago. La pintora es parte de una familia de artistas junto al pintor José Balmes y su hija Concepción Balmes.

Sus inquietudes pictóricas la llevaron a experimentar con las formas, la figura humana, el color y la materialidad, también a indagar en la abstracción. Formó parte del grupo Signo a principios de la década del sesenta junto a José Balmes quien luego sería su marido, Alberto Pérez y Eduardo Martínez Bonati.

Sus medios de expresión más utilizados son las técnicas del óleo, el acrílico y la materialidad densa que proporcionan las tierras. Recurre también a signos gráficos con carboncillo o pastel, que otorgan un sello característico a su obra. Esta se inscribe dentro de la corriente informalista, basada en la expresividad gestual particular del artista como protagonista de la tela. Ella ha denominado su quehacer “realismo informal” porque mantiene la figura humana evidenciando su compromiso con la contingencia y su entorno social.

Palabras de Isabel Aninat sobre la obra de Gracia Barros

Sé que todas las interpretaciones empobrecen las obras, incluso a veces las ahogan. Con los cuadros de Gracia Barrios no hay que andar con prisa, es mejor que se depositen en la memoria. Detenerse a meditar cada detalle, razonar sobre lo que nos dicen, sin salir de su lenguaje de imágenes.

Sus imágenes que dicen tierra, que dejan huellas, que rompen interiores, que se reflejan, que tapan y destapan. Son imágenes de alguien que en el silencio sepulcral del voyerista van introduciéndose con todos sus sentidos en la intimidad del-otro y del-lo-otro.

Tomando todo aquello que caiga en sus manos: la tierra, el papel, el trapo sucio del taller, trozos de madera, son palpados por ella amalgamados para ir modelando territorios encontrados.