ZONA3

04 Ago - 03 Sep 12


Estadísticas de la vida cotidiana

La artista Paula de Solminihac vuelve a presentar mapas visuales, esta vez construidos a partir de anotaciones de recorridos cotidianos personales, que se convierten en el punto de inicio para la elaboración de mapas de recorrido hechos con tipografías de cerámica y dibujos.

En el trabajo de P. de Solminihac hay un interés constante por la observación de los procesos de creación y particularmente del momento en que una experiencia vivida pasa a formar parte de otra dimensión en la experiencia en el lenguaje. Es producto de ese interés, que el mapa aparece de manera recurrente por las relaciones ambiguas que establece con el territorio, aparentemente útil pero exquisitamente útil a sí mismo en la búsqueda de formas y estilos cada vez mas ricos para su visualización.

En lo particular ZONA3, parte desde una experiencia particular y colectiva que desmoronó el territorio como fue el último terremoto.
El colapso geográfico fue también un colapso en los sistema de vida de cada individuo y el escenario ruinoso devino en una serie de anotaciones por parte de la artista de las cosas mas pequeñas e insignificantes como fueron para este proyecto, anotaciones de recorridos cotidianos que partían y terminaban en el mismo punto: “Entonces un día comencé a anotar los recorridos que hacia cuando salía a caminar y me di cuenta que me interesaban mas aquellos que partían y terminaban en el mismo punto.

Luego entonces comencé a anotar siempre, todos los días, cada vez que hacía un recorrido de ese tipo y me di cuenta que esos recorridos tenían una forma en mi mente que era la de un círculo.

También tenía otro tipo de anotaciones como por ejemplo recorridos casi siempre sin vuelta como mirar por la ventana del auto cuando vamos en la carretera o ver una película, también recorridos interceptados como despertar de un sueño, sin embargo seguí observando solo los circulares que supongo me parecieron mas seguros.”

A partir de ahí comienza a trabajar en la construcción de sistemas de representación para estas anotaciones circulares. Parte trabajando en el taller modelando letras de arcilla, tal como había hecho hace un tiempo atrás en la residencia Artes del Barro (Trienal de Chile, 2009), dibujando con calco los recorridos, calzando con imágenes guardadas como es el caso de las ilustraciones botánicas, armando y desarmando mucho hasta que al final, se produce un sistema de anotación cruzada en donde cada mapa comienza a ser el inicio del siguiente: así es como hay dibujos de recorrido hechos a partir del calco sobre el mapa del lugar recorrido, calcos de recorridos sobre otros calcos de los dibujos de las flores, letras tipográficas hechas para escribir pero armadas según las formas de cada letras y con la intensión del circulo, rayados de recorridos y mucho, mucho punto como el único sobreviviente en el encuentro de líneas, planos y territorios que nunca se encuentran:  “Sin embargo habían puntos en donde se conectaban, ahí si se superponían y entonces aparecieron los puntos de colores, como una constelación de encuentros posibles entre uno y otro.”

Cada mapa entonces va teniendo algo del anterior, algo de la nota original y de la realidad del recorrido, sin embargo, al mismo tiempo, ya no tienen nada que ver con el alguna vez hecho sino con el territorio y espacio de la creación: el recorrido del lápiz o de la mano que amasa y modela la arcilla y que va definiendo nuevas formas reales para un espacio ideal o el espacio de la ficción hacía donde se transitó sin saber.
La observación sobre los procesos de creación están presentes no solo en la observación de las transferencias entre mapa y territorio sino, y de manera muy importante, en los modelos de producción y participación de otros como una forma de establecer ZONA3 como un sistema abierto de modelamiento y dibujo de realidad permanente.

Así es como para las faenas de producción de letras de arcilla, se trabajó durante cinco meses en el taller de cerámica de la escuela de arte de la UC, bajo la modalidad de taller abierto junto con alumnos de dicha escuela que en mayor o menor medida se involucraron en las fases de producción que van desde el amasado del barro, la combinación de colores para la creación de pantoneras específicas para cada letra, hasta el pulido fino para poder calzar la forma de cada tipografía.
Asimismo para la exposición están contempladas la realización de talleres con niños en donde podrán trabajar en la realización de sus propios mapas de recorridos para la creación de imágenes de manera de poder mantener abiertas las dinámicas de mapeo.

La propuesta de montaje es el momento donde termina por completarse esta novela-documental sobre un viaje en círculos por un territorio incierto, quebradizo pero naturalmente familiar, ya que los distintos mapas están ubicados en una relación de dependencia mutua, generando un sistema de alimentación reciproca o de sonidos que rebotan como en una caja de resonancias para poder amplificar el mensaje y ubicar al espectador en el medio de todas las cosas.
Al final uno y otro se van superponiendo hasta crear una nueva circularidad en la experiencia de observación de la muestra que termina en la ruina donde todo empieza.

EL terremoto no es un tema. Es un fenómeno natural de nuestra vida por lo tanto de nuestra experiencia. Modela nuestra vida así como otros hechos lo hacen. Sin embargo tiene también una cercanía con la arcilla por su condición tectónica, la arcilla y nuestro territorio son tierras modeladas, por lo tanto ni siquiera seria correcto hablar de representación en la realización de mapas, sino mas bien de un empalme en donde dos de lo mismo vibran en su encuentro y se friccionan en el desencuentro de lo imposible, como es que un trozo de tierra se convierta en letra, la letra en palabra y aquella palabra en una frase que jamás volverá donde partió, ¿quién no sintió que las palabras fueron insuficientes? Nunca son  suficientes…a menos que no las dejemos servir y puedan sencillamente ser para el que habla y para el que escucha.